Alén Space colabora con el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) en su misión ANSER (Advanced Nanosatellites Systems for Earth Observation Research). Este proyecto de observación de la Tierra, que estará formado por un clúster de cuatro nanosatélites, es una de las iniciativas que ha puesto en marcha el INTA, organismo dependiente del Gobierno de España, dentro de su Programa de Constelaciones de Pequeños Satélites. Alén Space se encarga del sistema de comunicación intersatelital (ISL) de la misión.

El objetivo principal del proyecto ANSER es la vigilancia de la calidad de las aguas en embalses y pantanos de España, ayudándose de los avances tecnológicos que permiten distinguir los distintos niveles de contaminación en las capas de la superficie del agua. Este conjunto de nanosatélites también permitirá estudiar el calentamiento global causado por el aumento de los gases de efecto invernadero en la atmósfera (en especial, la acumulación de los niveles de dióxido de carbono) y el impacto de la radiación solar sobre nuestro planeta.

Los cuatro nanosatélites de la misión ANSER volarán en formación cercana (a una distancia de unos 10 kilómetros) y están preparados para funcionar de forma conjunta, como un único satélite, con cargas útiles fragmentadas en los distintos CubeSats. Su orientación podrá dirigirse mediante un control de actitud distribuido para evitar la desorientación y pérdida de cualquiera de ellos.

El sistema de comunicación intersatelital (ISL) de Alén Space habilita la comunicación directa en órbita entre los satélites. De esta forma, el nanosatélite ‘líder’ es el encargado de conectar con la estación terrena y recibir la información de los otros nanosatélites ‘seguidores’, lo que permite que el clúster funcione como un nanosatélite único. El ISL, que operará en una banda de radio de 401-402 MHz, puede optimizarse si se modula su potencia y tasa de datos, permitiendo así un mayor alcance en distancia en la transmisión entre los satélites, que en esta misión podría alcanzar los 100 kilómetros de distancia.

El sistema ISL desarrollado para ANSER por Alén Space está diseñado para cumplir estos tres requisitos principales:

  • Comunicación continua. El ISL opera como si fuese un bus más del satélite para mantener los CubeSats conectados en todo momento.
  • Bajo consumo. Para no impactar en el balance de potencia del satélite, se ha buscado una solución con un consumo muy reducido.
  • Compatibilidad. La operación del ISL es compatible con la del TTC (Telemetría, Seguimiento y Comando), ya que usará su misma antena y tendrá las mismas interfaces eléctricas y mecánicas.

El director de operaciones de Alén Space, Diego Nodar, explicó el pasado 28 de octubre en el III Congreso de Ingeniería Espacial el trabajo realizado en este proyecto y el funcionamiento de este sistema de comunicación intersatelital (ISL).

Diego Nodar también detalló posibles funcionalidades futuras que se podrán incluir en el sistema ISL. En primer lugar, el ranging, de forma que usando la misma interfaz de radio, los satélites puedan conocer la posición relativa entre ellos. Después,  incorporando una cadena de transmisión de largo alcance, para incluir la comunicación con las estaciones terrenas. se cubrirían las funcionalidades de ISL y TTC. Y por último, la arquitectura utilizada permitiría implementar funciones de ordenador a bordo (OBC), de forma que se pueda llegar a contar con un sistema de OBC, TTC y ISL de muy bajo consumo.

El proyecto ANSER prevé poner en órbita sus cuatro nanosatélites en 2021 y recabar información durante los siguientes años. Esta misión puede ser un paso importante para el desarrollo en España de más proyectos exitosos en el campo de los nanosatélites.