Lume-1 ya está en órbita para ayudar en la lucha contra los incendios forestales

2018-12-28T13:49:57+02:00diciembre 28th, 2018|

lume-1-lanzamiento-5

El nanosatélite español Lume-1 fue lanzado con éxito el 27 de diciembre desde el puerto espacial Vostochny, en la zona oriental de Rusia, a la hora prevista, las 3:07 de la madrugada.

Se trata del cuarto nanosatélite creado por la Universidade de Vigo, y ha sido el equipo de Alén Space el encargado de desarrollar e integrar las cargas útiles, así como de gestionar el lanzamiento y su posterior operación. El Lume-1 forma parte del proyecto europeo FireRS y sirve como herramienta de detección temprana de incendios forestales y de soporte a las labores de extinción.

Diego Nodar, cofundador de Alén Space, ha querido destacar el éxito que ha supuesto el lanzamiento: “Los riesgos de lanzar un satélite son muy altos y no todo el mundo consigue que funcione, independientemente de lo preparado que esté y de los recursos que tenga.” Por ello ha aprovechado para felicitar a todo el equipo por su duro trabajo durante estos meses y ha añadido que lo más importante comienza ahora: “Quedan meses de sacar provecho de esta tecnología que tenemos ahora mismo en el espacio”.

La nave escogida para poner en órbita el Lume-1 fue la Soyuz-2.1a, perteneciente a la Agencia Espacial Rusa (Roscosmos), en la que también viajaban dos satélites rusos Kanopus-V para prevenir desastres naturales, 12 satélites Dove de Estados Unidos, la nave espacial ZACube-2 de Sudáfrica, tres satélites alemanes, así como 8 naves espaciales Lemur de Estados Unidos.

Tras su puesta en órbita, a las 10:55 de esta mañana, el equipo formado por miembros de Alén Space, la CINAE (Centro de Innovación Aeroespacial de Galicia) y la Universidade de Vigo se han reunido para recibir el primer contacto con el nanosatélite a su paso por Vigo, cuya señal han recibido correctamente.

El proyecto se basa en el uso de sensores colocados en emplazamientos elevados capaces de detectar en un radio de 2 kilómetros de altura el comienzo de un potencial fuego, lanzando una alarma que será recogida por el Lume-1 y enviada al centro de control de Toulouse, donde se evaluará la evolución previsible y se lanzarán de forma automática drones con los que el nanosátelite también podrá establecer comunicaciones.

Fernando Aguado, jefe de proyectos aeroespaciales de CINAE y director de la Agrupación Aeroespacial de la Universidade de Vigo, ha señalado la importancia de este satélite: “Vamos a poner a disposición de las autoridades un sistema de comunicación puntero en la lucha contra los fuegos, una herramienta que será utilizada en el sur de Europa, pero que podría actuar a nivel global”. Aguado ha declarado que el lanzamiento del Lume-1 es solo el primer paso de este proyecto y que en el futuro esperan incorporar nuevos satélites.